Las 6 lesiones más comunes tras un accidente de tráfico

Son muchas, demasiadas, las personas que fallecen en la carretera como consecuencia de un accidente de tráfico, y también las que sufren una parálisis de por vida. Estas cifras cada vez son menores gracias a la concienciación de los conductores y los esfuerzos de la DGT, organizaciones viales, asociaciones de víctimas de accidentados y otros organismos públicos para intentar evitar estos accidentes en la medida de lo posible.

La realidad es que se producen muchos más accidentes de tráfico con consecuencias menores, sobre todo en ciudad, pero que no por ser mas leves deben recibir menos atención. Las lesiones sufridas tras un accidente de tráfico se vuelven crónicas en muchas ocasiones y merecen ser tratadas con atención. Además, las personas que sufren estas lesiones leves en un accidente de tráfico también tienen derecho a recibir una indemnización por las mismas. 

Tras accidentes de tráfico menores, las lesiones más comunes son las lesiones que afectan a la columna vertebral, contusiones, esguinces y politraumatizados sin fracturas, así como daños estéticos leves.

Lesiones más comunes tras un accidente de trafico 

Dolor en la columna cervical y dorsal

El dolor cervical y dorsal (cervicalgia y dorsalgia), suele producirse tras un tirón brusco en el cuello o un latigazo que provoca un movimiento rápido hacia delante y hacia atrás. Es una lesión muy habitual entre los ocupantes de un vehículo que recibe un golpe por detrás o de forma lateral.

El dolor cervicodorsal no es una lesión en sí, es el síntoma de una lesión como un esguince cervical, una Protusión/Hernia de disco o una rotura de ligamentos (esta última no debería de calificarse ya como leve).

Dolor lumbar

La lumbalgia se produce también por un movimiento brusco e inesperado. Al igual que con las cervicales, el dolor alerta de la existencia de una lesión que será necesario valorar para conocer su gravedad.

Contusiones/politraumatismos

Son lesiones que se pueden producir en las partes blandas y que pueden generar esguinces, distensiones, y procesos dolorosos continuados en el tiempo. Muchas veces no hace falta que se produzcan fracturas óseas para que las lesiones sean causantes de una baja laboral y sean molestas y dolorosas durante cierto tiempo (esguinces, contusiones en la parrilla costar, etc).

Traumatismo

Tras recibir un fuerte impacto en nuestro cuerpo las fracturas y traumatismos son muy habituales. La cabeza y las extremidades suelen ser las que peor paradas suelen salir. No obstante, ninguna zona de nuestro cuerpo queda exenta del impacto, al producirse una colisión. El impacto desencadena una reacción en nuestro cuerpo que tiene fuerza para romper huesos y mover órganos internos de nuestro cuerpo. Por eso es fundamental acudir a un hospital a realizarse una revisión y descartar cualquier secuela grave.

Traumatismo craneoencefálico

Este tipo de traumatismos son comunes en los accidentes de moto y se producen cuando se recibe un golpe fuerte en la cabeza. Como es de imaginar, la gravedad del traumatismo depende del uso o no del casco y de la fuerza del golpe.

Los traumatismos craneoencefálicos pueden ser golpes leves que solamente producen un ligero dolor de cabeza o representar lesiones neurológicas graves. Por lo tanto, es primordial acudir a un centro hospitalario siempre que se haya recibido un golpe en la cabeza para descartar lesiones de importancia.

Daños estéticos

Los daños estéticos también se consideran como lesiones tras un accidente y son susceptibles de recibir una indemnización. Este tipo de perjuicios suelen producirse por cortes, quemaduras o golpes sufridos en el accidente o por las cicatrices derivadas de las operaciones necesarias para tratar las lesiones producidas por el accidente.

Lo más importante es acudir siempre a un centro médico para que traten las lesiones producidas en un accidente de tráfico. Es posible que una lesión aparentemente menor sea en realidad un problema más grave que si se coge a tiempo puede tratarse fácilmente. Además, el parte médico es esencial para solicitar las indemnizaciones por accidente de tráfico.

Daños psicológicos

Independientemente del DAÑO MORAL inherente al mismo hecho de sufrir un accidente de tráfico, se pueden reclamar secuelas de carácter psicológico, como el síndrome de estrés postraumático, que son las referidas a la ansiedad, falta de sueño, miedo a volver a conducir, pensamientos repetitivos sobre el siniestro, lesiones que tienen un tratamiento y que deben de quedar demostradas con el informe del psicólogo que realice el tratamiento de la víctima tras sufrir el accidente. Muchas veces nos olvidamos de reclamar estas secuelas o no realizamos el preceptivo tratamiento a tiempo, por lo que se pierde el derecho a reclamar este tipo de secuelas.

Si has sufrido un accidente de trafico cuéntanos tu caso,  en ReclamaFácil te ayudamos a conseguir la mejor indemnización. Consúlta gratuita 91 567 01 45 

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar